lunes, 29 de marzo de 2010

Constitucionalismo y Sufragio

Debido a los diversos abusos de poder del Estado absolutista, surgió el constitucionalismo, que no es otra cosa que el hecho de poner por escrito la voluntad general del pueblo en un ley suprema o Constitución, que pretende formalizar la creación del Estado nacional y garantizar a los ciudadanos la protección contra los abusos de poder que pudiera cometer el Estado. El Constitucionalismo tiene su origen en las llamadas revoluciones atlánticas que combatían a los gobiernos absolutistas y recuperaban parte de estos ideales liberales y democráticos. En una constitución se expresan la soberanía popular, los derechos individuales con sus garantías correspondientes y se establece la división de poderes. La elaboración de constituciones en Europa abrió las puertas a muchas cosas, entre ellas a la toma de decisiones políticas de los grupos sociales que habían estado aislados; primero fueron los burgueses y después los obreros organizados aunque en menor medida; el cuerpo político que s disputaban era el Parlamento o la Cámara de Diputados, que en países como Inglaterra jugaba un papel sumamente importante, pero en otros como Alemania, esa decisión caía directamente en manos del emperador. En Inglaterra, el grupo representativo de los ciudadanos se llamo Parlamento; en Francia, Cámara de Diputados; en Alemania, Reichstag y en Rusia se creo la Duma. Estos órganos legislativos se encargaban de llevar a cabo las reformas en Europa y obligaban al Ejecutivo a una continua negociación con ellos. El sufragio es un derecho y obligación civil que se establece en la Constitución; consiste en emitir la voluntad del pueblo mediante el voto sin distinción de raza, credo, sexo o posición social. En un principio, en Europa solo la aristocracia y la alta burguesía participaban en las elecciones puesto que pensaban que este derecho debería ser exclusivo de ellos; sin embargo, las luchas obreras y los movimientos liberales hicieron posible la ampliación del voto a finales del siglo XIX, como ocurrió en Francia y Alemania en 1871; en Inglaterra se logro gracias a las reformas de 1884 y 1885, en Bélgica en 1893 aunque de manera limitada y los italianos lo establecieron en 1912. Aunque el sufragio universal se logro hasta el siglo XX con el reconocimiento del derecho a voto de la mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada